INICIO RED DE REDES CONTACTAR BLOG
PROYECTOS / LIBRO VERDE
INICIATIVAS DE LA RED
CONOCIMIENTO
HERRAMIENTAS
FORMACIÓN
 
Las claves del proyecto
 
LAS CLAVES DEL PROYECTO
Imprimir
1- ¿Cuál es el elemento clave que explica las ventajas de vidrios tecnológicamente avanzados?
El hecho que este tipo de vidrio permite reducir la cantidad de energía necesaria para refrigerar los espacios interiores, con lo que mejora la eficiencia energética del edificio. Por otra parte, los cristales multicapas de de baja emisividad (Low-E) pensados para conservar el calor del edificio, permitirían conseguir hasta un tercio de los objetivos incluidos en el informe de la Comisión Europea “Plan de acción para la eficiencia energética: haciendo público el potencial”.

2- ¿Cómo funcionan los cristales multicapas de de baja emisividad (Low-E)?
La emisividad es la capacidad de una superficie de vidrio para reflejar el calor. Los cristales Low-E tienen un tratamiento especial con una capa microscópica, de grosor muy pequeño, virtualmente invisible y transparente, que reduce el paso de calor a través de la ventana. Reduce la transferencia de calor desde la parte caliente en el interior hacia la parte fría exterior. Ello evita la pérdida de calor cuando se usa la calefacción.

3- ¿Qué es el vidrio de control solar?
El vidrio de control solar es un producto de alta tecnología que permite que la luz solar pase a través de ventanas o fachadas y, al mismo tiempo, irradia o refleja gran parte del calor del sol hacia el exterior. El espacio interior permanece iluminado y se mantiene mucho más fresco de lo que estaría si se empleara vidrio convencional. El vidrio de control solar no es necesariamente un vidrio de espejo o un cristal tintado, aunque este tipo de acabados se pueden utilizar con fines estéticos. Esta tecnología incorpora capas invisibles de materiales especiales que producen un doble efecto: permiten que la luz solar atraviese el vidrio pero, en cambio, impiden que entre el calor del sol. Las unidades de vidrio de control solar suelen estar provistas de doble acristalamiento y, por lo tanto, actúan como aislante térmico.

4- ¿Se trata de soluciones para situaciones distintas?
Efectivamente. Para las zonas con un clima más frío y menos soleado, el vidrio Low-E es la solución que ofrece una mayor eficacia energética. En cambio, en lugares más calurosos es adecuado el vidrio de control solar, ya que permite la entrada de luz, pero reduce la entrada de calor. Ello implica un menor uso del aire acondicionado.

5- ¿Existen otros tipos de tecnología?
El objetivo siempre es el mismo: evitar la pérdida o la entrada excesiva de calor. Existen tecnologías diversas y algunas van más allá del efecto aislante. Así, el sistema RadiaGlass, por ejemplo, consiste en un vidrio de doble capa en el que por el espacio interior circula agua que permite calendar o enfriar las dependencias de un edificio. Se puede aplicar en ventanas, pero también cubiertas, techos transparentes, etc.

6- ¿Qué proponen los fabricantes de vidrio a los responsables políticos?
Los responsables políticos pueden, en primer lugar, instalar estos tipos de vidrio en los edificios oficiales y públicos. Pero también pueden fomentar y en algunos casos exigir el uso de estos vidrios en las normativas de construcción (municipales, autonómicas, nacionales) para edificios de nueva construcción. Para fomentar su uso pueden implantar medidas fiscales que lo favorezcan o bien proporcionar algún tipo de ventajas o subvenciones. Al mismo tiempo, pueden llevar a cabo campañas informativas y comunicativas acerca de las ventajas que supone el uso de estos vidrios.

7- ¿No es cierto que el proceso de fabricación del vidrio también produce emisiones?
Sí, es cierto. Sin embargo, la energía que se consume y las emisiones de CO2 que se generan durante la fabricación del vidrio, incluso con un nivel de producción elevado, representan a un porcentaje muy pequeño de lo que se podría ahorrar si aumentara el uso de vidrio de control solar. Además, a pesar de que el volumen de producción de vidrio se ha mantenido en aumento, el volumen de CO2 que se emite por cada tonelada de vidrio producida ha ido disminuyendo desde los años 70 a causa de la aplicación de mejores técnicas y tecnologías de proceso y el uso de combustibles de mejor calidad.